Estimaciones, provisiones y reservas

Los autores clásicos de contabilidad han definido los conceptos que dan nombre a este artículo, pero el uso diario y los puntos de vista de contadores, auditores y usuarios pueden confundir al lector. La contabilidad es cuestión de acuerdos y a veces no todos coinciden en la nomenclatura y se dan a la creatividad al momento de preparar balances.

Se entiende por estimación un cálculo aproximado, razonable y basado en estadística, en experiencia o en evidencia de que el costo de un activo debe ser reducido, castigado. Un ejemplo sería la Estimación de Cuentas Incobrables que la mayoría de las empresas crean basándose en un análisis de la antigüedad de las partidas que forman el saldo de sus clientes, considerando para tal estimación los montos de la deuda que han rebasado la política de crédito.  Otro ejemplo sería la Estimación por Obsolescencia calculada con base en la lenta rotación de algunas mercancías que han sido sustituidas por otras más modernas o que están de moda, pero que la organización todavía tiene en su almacén.

Las dos cuentas citadas son complementarias de activo, se presentan restando a las cuentas que las originaron, ya sea clientes o mercancía, pero pocos recuerdan que las complementarias de activo existen porque los contadores tenemos la posibilidad de usar cifras exactas y cifras estimadas pero no debemos mezclarlas en la misma cuenta, eso nos obliga a presentar clientes que muestra datos exactos y debajo la estimación que contiene precisamente cifras no exactas. Por esto mismo mostramos la depreciación de nuestros activos fijos en cuentas separadas.

Las provisiones, en cambio, deben utilizarse en el pasivo, ya que representan la aplicación del postulado de devengación contable y del postulado de asociación de ingresos con los costos y gastos. Hay gastos que se han realizado ya y que no han sido pagados, pero debemos reconocerlos en la contabilidad como tales y, por lo tanto, como deudas pendientes. Provisionamos el futuro pago de la luz, del teléfono, de los impuestos, de la nómina y otros más.

Finalmente, tenemos las reservas que deben ser cuentas presentadas dentro del capital contable, es decir, separaciones de la utilidad de algún ejercicio para proteger más al capital. El caso más conocido es la Reserva Legal que toda sociedad anónima debe crear como “protección a terceros contra quebrantos”. Hay empresas, como los bancos o las aseguradoras que tienen una serie de reservas adicionales, calculadas algunas incluso matemáticamente, para asegurar que el desempeño de estas organizaciones por naturaleza altamente apalancadas (con una proporción mayor de pasivo que de capital), no vayan a quebrar cuando enfrenten uno o más ejercicios con pérdidas.

No existe una policía contable que castigue a los infractores de la buena nomenclatura, pero sí es bueno recordar algunos conceptos que si todos usamos correctamente aumentarán la comprensibilidad de nuestros estados financieros.

francisco.calleja52@gmail.com

2 pensamientos en “Estimaciones, provisiones y reservas

  1. Pingback: Contabilidad base acumulada en tu negocio | Hugo de la O

  2. Notas muy importantes y apegadas a la realidad contable. Muchos compañeros solemos confundir los términos Provisiones y Estimaciones y aplicamos partidas incongruentes que afectan los resultados en los Estados Financieros y por ende se toman decisiones incorrectas. Saludos Lic. Calleja. Dios lo Bendiga.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s